Menorca, una isla ideal para el agroturismo
Menorca, una isla ideal para el agroturismo

Un agroturista desea entrar en contacto real con la vida rural y tradicional, vivir la experiencia de modo intenso, ya sea mediante una casa rural, granjas, talleres de actividades artesanales, cultivo, e incluso pesca y gastronomía. En el caso de Menorca, pudiendo visitar muchas, alquilando un coche en Menorca, es posible encontrar esta experiencia en las casas rurales o llocs, donde se puede apreciar la parte más campestre de la isla. La oferta abarca desde hoteles rurales de lujo, a casas más familiares y agroturísticas.

Hotel Rural Torralbenc. Agroturismo de lujo, Torralbenc ofrece la costa sur de Menorca en una colina rodeada de viñedos. El hotel cuenta con 22 habitaciones y oferta de visitas guiadas y excursiones por Camí de Cavalls. Agroturismo Biniatram, una casa rural familiar en la zona de Cara Morell, a 700 metros de la playa. Se trata de una antigua casa de campo de piedra con piscina, que ofrece apartamentos y habitaciones. Tiene un entorno paisajístico atrayente y es cercano a zonas históricas muy interesantes para visitar. Ses Cuarterades. Una casa de campo paradisíaca con capacidad para diez personas, sobre la cima de una colina y con vistas a Alaior. Jardines, terrazas y una piscina exterior, se puede alquilar entera. Llucmaçanes Gran, para familias con niños, es un conjunto de casas de arquitectura típicamente menorquina, con granja y huerto ecológico, y barbacoas. Los precios cambian de temporada alta a media y sus playas más cercanas son Binisafúller y Binibeca. Hotel Rural Sant Ignasi. Finca del siglo XVIII, antaño casa de verano de la aristocracia de Ciutadella de Menorca. Posee amplios jardines que lo rodean y restaurante propio, con 25 habitaciones en total. Cerca se pueden encontrar las playas de La Vall. Agroturismo Son Vives. Con 12 habitaciones, posee un aspecto atrayente y digno de lujo, sólo para adultos y con encanto rural con vistas a la costa norte de la isla. Hotel Rural Biniarroca, situado en las afueras de Sant Luis, con jardines coloridos y un aspecto muy campestre, el restaurante obtiene ingredientes de un huerto propio. Hotel Rural Alcaufar Vell. De apariencia neoclásica, tras una reforma constituye un ejemplo de lo rural, cómodo y amplio. Posee su restaurante propio y al menos 21 habitaciones. Casa Albertí. Pequeña pero con 6 habitaciones, todas distintas y por lo tanto, de cualidad más íntima. Fue una antigua casa señorial del 1740 cercana a la playa Sa Mesquida.

La lista sigue y es larga, pero merece la pena disfrutar de un entorno natural y tomar un contacto directo con la naturaleza de Menorca a la vez que un alojamiento con todo lo necesario para tener una buena estancia.

Dejar respuesta