Oxford Legat
Oxford Legat

Nada que ver, pero nada que envidiar. Los zapatos Oxford vuelven a ser tendencia en esta temporada y están ya en los armarios de hombres y mujeres que quieren vestir cómodos, elegantes y con estilo.

Los zapatos Oxford son sinónimo de elegancia. Tienen su origen en Escocia e Irlanda, y en un primer momento recibieron el nombre de Balmorals, haciendo referencia al Castillo en el que vivía la Reina de Escocia. Sin embargo en el siglo XIX, los estudiantes de la Universidad de Oxford empezaron a utilizarlos a diario y de ahí viene el nombre con el que los conocemos a día de hoy. Aunque en aquella época eran zapatos más altos, tipo botines, pero el resto de características eran exactamente las mismas.

Y es que el zapato Oxford es un zapato bajo, plano, fabricado tradicionalmente en cuero, siempre con cordones (al menos con 5 o 6 pares de orificios) y en dos colores: negro y castaño (o café). Pero a día de hoy la variedad de zapatos Oxford es mucho más amplia y el concepto ha sido totalmente modernizado aunque, eso sí, manteniendo su esencia, la comodidad y la elengancia. Para empezar, el zapato Oxford no es sólo un zapato masculino, sino que las mujeres lo utilizan a diario y en ocasiones especiales también.

Zapatos Oxford: distintos tipos

Tal es la popularidad y versatilidad de los zapatos Oxford que a día de hoy encontramos distintos tipos con más y menos adornos, con más o menos suela, de distintos materiales y colores. Es decir, del modelo clásico que arrasaba en la Universidad de Oxford en el siglo XIX, hemos pasado a una gran cantidad de zapatos con unas características básicas iguales que las de aquellos, pero con adaptaciones a la demanda actual. Las celebrities de todo el mundo los utilizan en sus looks casual y en sus looks especiales y una de las celebrities que más se asocia a los zapatos Oxford fue el gran Michael Jackson, el rey del pop, cuyos Oxford en blanco y negro son ya historia de la música y uno de los modelos más arriesgados que podemos encontrar en el mercado.

Entre los tipos más comunes a día de hoy de zapato Oxford encontramos los siguientes:

-Oxford Legate, es un tipo de zapato muy versátil y juvenil, que lleva punteado en las costuras

-Oxford Full-brogue, este zapato lleva el punteado en la puntera y en las alas e incluye dibujo.

-Oxford Semi-brogue, no sólo lleva punteado en las costuras sino también en las punteras.

-Oxford lisos, es el zapato Oxford tradicional, no lleva ningún tipo de ornamento ni perforación. Los clásicos son de cuero, en negro o café, aunque hoy los encontramos en distintos materiales y colores.

En cuanto a los colores, los más habituales tradicionalmente eran negros o castaños pero a día de hoy el abanico de colores de Zapato Oxford es muy amplio y los encontramos también en burdeos, en tonos grises etc.

También encontramos algunas opciones, aunque menos habituales, con tacón o con una suela más gruesa, pero el zapato Oxford clásico es un zapato plano que utilizan tanto hombres como mujeres y que se puede utilizar a día de hoy con cualquier look. Y es que podemos verlos tanto con un elegante esmoquin o un chaqué, como con unos vaqueros, un traje de falda  o incluso un vestido informal. Además también los podemos encontrar fabricados con otro tipo de piel diferente a la clásica, como puede ser la piel de cocodrilo.

Los zapatos Oxford forman parte de los denominados zapatos british, pero en función del país en el que estés es posible que su denominación sea diferente. Por ejemplo, si estás en EE.UU. deberás pedir unos Baltype, mientras que si estás en Francia preguntarás por unos Richelieu. Incluso en algún sitio aún se acordarán de su nombre original, los Balmorals, de las bellas tierras de Irlanda y Escocia.

Su comodidad, elegancia y versatilidad son las claves más importantes que han convertido a los zapatos Oxford en un básico en los armarios de hombres y mujeres de todo el mundo. Si aún no los has probado, te sorprenderá lo cómodos que resultan y lo bien que combinan con todo; y si ya los has probado, sabes perfectamente de lo que hablamos.

Dejar respuesta