osteopatia menorca
osteopatia menorca

Los tratamientos ligados a un enfoque natural están aumentando para la aplicación en numerosas dolencias, dolores de articulaciones, de espalda, etc. De este modo, mediante el tratamiento osteopático consistente en el movimiento de las zonas aquejadas, la recuperación de algunas dolencias como la de las rodillas encuentran una alternativa, ya incluso las clínicas ortopédicas optan por elegir también la osteopatía, un hecho en alza. Las terapias alternativas de este tipo están siendo mucho más eficaces para la recuperación.

Osteopatia en Menorca

La rodilla es una articulación encargada de mantener el equilibrio del cuerpo entero, por lo tanto, muy vulnerable e imprescindible. Se encarga de unir el muslo a la pierna, hace posible la marcha y sostiene la estructura del cuerpo. Conocer la fisiología de la rodilla es la base en ortopedia y también para la osteopatía, ésta última se basará en técnicas de movimientos suaves, no agresivos, que poco a poco consigan mejorar el movimiento de la articulación de una forma natural.

Los conocimientos necesarios de anatomía para tratar la rodilla deben ser muy avanzados dado que es una parte bastante compleja. Los elementos importantes de la rodilla son algunos como la cápsula articular y contiene el líquido sinovial, que nutre la articulación mediante la lubricación, este líquido podría padecer algún derrame visible que se transforma en un quiste palpable. Otros elementos son los meniscos, dos láminas de cartílago que se sitúan entre el fémur y la tibia y amortiguan el roce de los huesos que componen la rodilla para evitar su desgaste. Por otro lado, otro elemento de la rodilla son los ligamentos, bandas de tejido fijado a los lados de la rodilla y en el interior. Otorgan solidez y estabilidad a la articulación, protegiéndola de traumatismos, golpes y movimientos bruscos. Los músculos de la rodilla también permiten acciones de movimiento como la flexión, rotación y extensión de la rodilla. Además también hay que tener en cuenta los huesos que conforman toda la rodilla y los huesos a los que se haya unida.

Una de los problemas más comunes en la rodilla y que la osteopatía puede resolver de un modo eficiente son los pinzamientos del menisco (este pinzamiento impide la extensión o flexión de la pierna), la artrosis (la osteopatía puede detener su evolución aunque no hacerla desaparecer, pero también consigue evitar el dolor) que provoca incapacidad funcional y por ello caminar se torna una tarea compleja, así como estar de pie o bajar y subir peldaños, etc. La artritis es otra patología muy común (inflamación crónica, no sólo en la rodilla), así como las lesiones en los ligamentos como esguinces o distensiones provocados por deportes o movimientos bruscos, por otra parte los músculos pueden sufrir una serie de problemas por la tensión.

La osteopatía contempla el cuerpo humano como un todo y observará que las lesiones van a tener su origen en un punto del cuerpo más alejado del que se siente el dolor. Los tratamientos osteopáticos ayudarán además a profundizar en la dolencia a través de sesiones para tratar de corregir los posibles problemas de la rodilla y recuperar en lo máximo la flexión y la extensión, combatiendo la inflamación, la tensión muscular y movilizando las estructuras óseas que estén implicadas en cada lesión distinta, siempre con constancia en las sesiones y una actitud positiva. Además del tratamiento osteopático que se le realice, hay que insistir en el esfuerzo individual, la prevención y la conexión interna con nuestro propio cuerpo, otro pilar fundamental en la osteopatía y su índice de éxito. Por último, mencionar un curioso tratamiento para las rodillas que es el balón medicinal, cada vez más popular para tratar sus dolencias.

Dejar respuesta